Panorama logo final.png

La nafta trepo un 20% promedio anual y en 2021 buscaran que siga al dolar

Con el aumento de 4,5% promedio en los precios de los combustibles, que aplicó YPF en las primeras horas de ayer y que imitaron sus competidoras privadas (Axion, Raízen -que opera Shell- y Puma Energy), la nafta cierra el 2020 con una suba de casi 26% y el gasoil de 25% para la Ciudad de Buenos Aires, un porcentaje que se reduce a 20% en el promedio de toda la Argentina. En la medición en dólares, la nafta súper de la petrolera estatal en la Capital Federal quedó en u$s 0,81 por litro, por debajo de la clásica máxima sectorial de que su precio debe rondar un dólar. Este valor cayó un 9% punta a punta en el año, ya que arrancó 2020 en u$s 0,89.
El abaratamiento de los precios en dólares de los combustibles -que se replicó en mayor medida en el resto de los bienes y servicios de la economía debido a las sucesivas devaluaciones desde abril de 2018- fue aún mayor a mitad de año, ya que las naftas y el gasoil estuvieron congelados hasta mediados de agosto. En ese momento, el precio de la nafta súper descendió hasta u$s 0,73. Aunque el presidente, Alberto Fernández, habló en su campaña de desdolarizar las tarifas y los precios de la energía, la realidad del sector lo obligó a olvidar esa promesa.
Es que con el Plan Gas recientemente adjudicado las petroleras ya consiguieron contratos en dólares por cuatro años para abastecer a distribuidoras y generadoras eléctricas, mientras que las refinadoras (donde YPF y PAE también tienen su peso por estar integradas verticalmente) buscarán en 2021 aunque sea mantener estables los precios en dólares de los combustibles. En la petrolera estatal, la venta de naftas y gasoil explica el 80% de los ingresos de la compañía. El 90% de los combustibles que se venden al público tiene como materia prima al petróleo crudo y el otro 10% a la soja, el maíz y la caña de azúcar, en una mezcla que se refina. Todos los precios internacionales están dolarizados y en alza en los últimos meses, aunque existe un congelamiento sobre el sector de los biocombustibles.
El factor principal que genera incertidumbre hoy entre las petroleras es el incremento del crudo, que trepó hasta los u$s 50 por barril en su variedad Brent (que cotiza a futuro en Londres y que es referencia en la Argentina). Por este motivo, en la industria creen que hay un incipiente atraso en los precios. Mientras la pandemia hizo estragos en la actividad mundial, el sector contó con un "barril criollo" para mantener empleo e inversiones, política por la que la baja en los precios internacionales del petróleo no se trasladó al público, que transfirió directamente ingresos sin poder aprovechar este contexto. (El Cronista, Buenos Aires)

Fuente:

imagen_2020-11-13_185509.png
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now