Últimos Avances y Tecnologías Incorporadas al Sector Hidrocarburífero en Latinoamérica

Aunque puede concluirse que Latinoamérica no es una región central en el mundo en cuanto a la extracción de hidrocarburos, a pesar de contar con países de relativa importancia en el escenario de reservas como Venezuela, México y Brasil, las tecnologías empleadas en el sector alcanzan un nivel interesante, situándose a la altura de las que pueden observarse en países líderes en la materia.

Esto ha permitido, por ejemplo, el desarrollo de una gran cantidad de áreas offshore en Brasil, el tratamiento del petróleo pesado que caracteriza a las reservas de Venezuela, el aumento de la producción en México o el incipiente inicio de la producción de los reservorios tight gas sand en Argentina, entre otros ejemplos. Al mismo tiempo, el incremento en las tecnologías provoca también una disminución en los costos.

De esta forma, los principales referentes del área de servicios petroleros concluyen por ejemplo que los avances concretados en los últimos años han reducido el costo del descubrimiento de nuevos yacimientos en un 50%, y en un porcentaje similar con respecto a su explotación.

Mejores tecnologías y más producción

A su vez, esta realidad ha permitido incrementar el factor de recobro, ya que el desarrollo de nuevas tecnologías como la optimización de la recuperación secundaria o los proyectos de recuperación terciaria han posibilitado que yacimientos de gran madurez pueden aún seguir siendo productivos, como ha sucedido por ejemplo en Argentina con el yacimiento Cerro Dragón, donde el 40% de la producción proviene de proyectos de recuperación secundaria.

Esto se ha logrado también gracias al mejoramiento en las herramientas de exploración, no solamente con relación a las técnicas de explotación. Es así que el mejoramiento de técnicas como la sísmica 3D, por ejemplo, ha desembocado en una mayor precisión a la hora de encarar nuevas perforaciones.

Al identificar mejor las áreas con mayor potencial, actualmente se desarrollan menos perforaciones y se obtienen más resultados positivos en cuanto al incremento de la producción. Esto es muy importante también debido a que los grandes yacimientos ya están en actividad y se han descubierto, por lo tanto el objetivo es ser concreto y específico para hallar nuevos bloques que, a pesar de contar con una pequeña producción individual, en conjunto pueden aportar al crecimiento energético.

También se ha incrementado la efectividad en cuanto a mediciones, como en el caso de la técnica LWD, que permite reducir en gran manera los costos, mayormente en el trabajo offshore. En resumen, puede decirse que la tecnología aplicada a los hidrocarburos busca hoy, principalmente, reducir los costos de exploración y producción.

Hacia el futuro

En tanto, otras tecnologías aún continúan su desarrollo en Latinoamérica, previéndose un incremento de su importancia en los próximos años. Las mediciones con resonancia magnética o las tecnologías de fluidos y de trépanos son algunos ejemplos de ello. Lo cierto es que la tecnología ha logrado ampliar el horizonte de potencialidades en la industria, teniendo en cuenta además que la velocidad en los surgimientos de los nuevos desarrollos es realmente muy importante.

Hay ejemplos particulares dignos de mencionar, como pueden ser los desarrollos de la empresa de servicios CGGVeritas. La mencionada firma ha implementado la tecnología de Wide Azimuth en el Golfo de México, logrando obtener imágenes subsalinas de gran importancia. En Argentina, por otro lado, se destacan sus esfuerzos en interpolación preapilamiento, una herramienta clave en sísmica terrestre con problemas de acceso.

Christensen Roder es otra firma que ha incorporado interesantes nuevas tecnologías, como motores de fondo para altas temperaturas, que se emplean en pozos profundos donde se supere los 120° Celsius, ya sea en workover o en perforación. También ha incorporado al mercado desarenadores para pozos de producción. Lógicamente, estos son solamente algunos ejemplos aislados, ya que sería imposible nombrarlos a todos en este artículo.

Por último, es importante mencionar que el sector de nuevas tecnologías aplicadas a la producción hidrocarburífera afronta diferentes desafíos en Latinoamérica, que evidentemente impiden un mayor desarrollo aún de estas soluciones. La falta de planificación económica, la ausencia de un marco político y jurídico adecuado, la problemática de los precios internos, las presiones gremiales y las altas retenciones aplicadas son algunos de los inconvenientes que afronta el sector en la región.