Balance de la industria hidrocarburífera latinoamericana en 2008

¿Qué pasó en términos de explotación de gas y petróleo durante 2008 en América Latina?. ¿Qué balance se puede establecer y qué perspectivas se pueden vislumbrar?. Éstas y otras cuestiones relacionadas constituirán la materia central de este artículo, hablando de uno de los sectores más importantes para la economía regional.
Plataforma de petróleo

2008 ha significado el incremento de algunas tendencias relativas a la industria que vienen surgiendo desde comienzos del nuevo siglo. Por ejemplo, la creación de nuevas empresas de exploración y producción en la región, la llegada de nuevos operadores internacionales y el descubrimiento de nuevas reservas, lo que ha provocado la necesidad de un rediseño del mapa petrolero y gasífero de América Latina.

Otro punto muy importante para el sector en 2008, y que ha podido observarse en gran parte de los países que conforman la región, es el incremento de los esfuerzos de empresas y entidades gubernamentales para lograr reinsertarse en la industria. En otras palabras, la retirada del sector público del negocio hidrocarburífero y el manejo excluyente de las empresas privadas, realidad muy clara durante la década de 1990, ha cambiado hacia un escenario mixto en la actualidad.

La realidad marca que el descenso mundial en las reservas y al incremento de la demanda energética ha permitido que los gobiernos miren con otros ojos la cuestión energética, redoblando esfuerzos para mantener las reservas actuales e intentar incrementarlas, siempre por supuesto trabajando en conjunto con el sector privado.

Casos particulares

En 2008 se han registrado algunos hitos de suma importancia para la industria petrolera latinoamericana. Uno de los más importantes, sin dudas, es el descubrimiento de gigantescas reservas petroleras offshore por parte de Brasil. Es en 2008 cuando estas reservas comienzan a estudiarse y puede tenerse un primer panorama de su trascendental importancia. De confirmarse estos indicios, Brasil pasaría a ser una potencia petrolera y, en cierto modo, gestaría un cambio en el mapa geopolítico mundial.

Es difícil aún vislumbrar con exactitud la magnitud real de los hallazgos offshore realizados en la Cuenca de Santos, teniendo en cuenta además que estos descubrimientos pueden llegar a provocar nuevos hallazgos en zonas cercanas. Por lo pronto, la autosuficiencia petrolera brasileña ya es una realidad y el país perfila como una nueva potencia de la industria.

El bloque Carioca es uno de los descubrimientos, y contaría con reservas aproximadas de 33.000 millones de barriles de petróleo. Para realizar una comparación que nos permita ver la magnitud de estas cifras, podemos decir por ejemplo que el campo petrolero con mayores reservas a nivel mundial es el bloque Ghawar, en Arabia Saudita, que cuenta con unas reservas estimadas entre 60.000 y 70.000 millones de barriles.

Por otra parte, en Bolivia continuó el proceso de nacionalización de los hidrocarburos, iniciado en 2006. El presidente Evo Morales firmó el decreto 29.486 el 26 de marzo de 2008, que permite continuar con el proceso de recuperación de las petroleras que fueron privatizadas con la Ley de Capitalización 1.544 del 21 de marzo de 1994, más allá de aquellas que ya han sido recuperadas por el estado.

Otras cuestiones a tener en cuenta

En Ecuador, el balance indica una merma en la producción petrolera nacional, que cayó un 1% en 2008. Esto significa que se han extraído 1,9 millones de barriles de crudo menos que los 186,6 millones obtenidos en 2007. En términos económicos, esto se traduce en una pérdida de 161,5 millones de dólares para el sector petrolero ecuatoriano, tanto estatal como privado.

Con respecto a Perú, vale destacar los importantes logros obtenidos por la firma estatal Perupetro en cuanto a promover inversiones y asociaciones con privados, lo que ha permitido incrementar la actividad petrolera durante 2008. Los contractos suscritos entre Perupetro y empresas privadas representan un volumen estimado de inversiones para el período 2006-2015 de 12.500 millones de dólares. De ese total, 9.800 millones se concentran en explotación y 2.700 millones en exploración.

En cuanto a México y Venezuela, en el primer caso se ha registrado durante 2008 una nueva caída en la producción y las reservas, mientras algunos sectores buscan la privatización de la empresa pública paraestatal Pemex. En Venezuela, en tanto, siguen demoradas algunas cuestiones relativas a nuevas exploraciones y avances tecnológicos, y se han sentido en gran manera los bruscos cambios en el escenario internacional de precios de los hidrocarburos, principalmente debido a la dependencia económica del país con respecto a la industria petrolera.

Por último, puede indicarse el crecimiento en Argentina de las firmas internacionales de mediano rango, dedicadas a tomar bloques exploratorios de mayor riesgo, que han obtenido licencias de áreas en distintas licitaciones provinciales y registrado hallazgos de hidrocarburos que, a pesar de su escasa magnitud, pueden ser el inicio de nuevos plays exploratorios. Ejemplos de esto son las firmas Petro Andina Resources o Petrolífera Petroleum Limited, entre otras.